CONCURSO LOS MOLINOS

REMODELACIÓN Y AMPLIACIÓN | concurso. 2018 | Arquitectos: María Iglesias | Año de proyecto: 2018 | Superficie construida: 1200 m2

EL CONJUNTO Y SU ENTORNO
El conjunto ‘’Divino Maestro’’, antiguo grupo escolar del municipio de Los Molinos, se encuentra entre el núcleo urbano y la zona comercial. Está compuesto por varios módulos de estética similar, formando un ángulo de 90° entre sí. El amplio espacio central resultante de esta disposición, es ocupado en parte por una pista deportiva en la actualidad.
A lo largo de 30 años, el arquitecto del conjunto, Luis Rodríguez de Quevedo, dejó su legado arquitectónico también en otros edificios como el ayuntamiento, o el cementerio, dotando de un estilo característico al municipio y formando parte de su historia.
El marcado carácter de todo el conjunto y su significado dentro del municipio, hacen que la primera decisión de nuestra propuesta sea respetar en la medida de lo posible la apariencia exterior del todo el conjunto y su historia.


Vista interior del módulo A

El espacio público tiene una superficie total de 3242 m², con un ligero desnivel a lo largo de todo el conjunto que se resuelve dividiendo el espacio en tres zonas diferenciadas: el graderío de acceso al módulo A, lugar de encuentro para descansar mirando al sol; la plaza, una gran explanada con una fuente central; y una zona de aparcamiento en superficie, separada de la explanada gracias al desnivel y una línea de arbolado.




Plano de situación

La parte norte o graderío, que es la superior en cota, se conecta directamente al cruce de la calle Real con la calle Faisán mediante una ligera rampa, permitiendo la continuidad de la plaza con el entorno urbano próximo y favoreciendo la comunicación con el núcleo urbano. El graderío resuelve el desnivel entre la plaza y la planta de acceso al módulo A, permitiendo una mayor permeabilidad entre el espacio público-privado. Frente al graderío, se plantea una zona verde con zonas de descanso entre árboles para ancianos y niños, con bancos para sentarse de cara a la plaza. Este paseo se une a la circulación perimetral que conecta todos los edificios del conjunto.
La zona intermedia es una gran explanada de suelo vacío, una plaza con pavimento duro, que crea una superficie libre que permite el desarrollo de todo tipo de actividades variadas como mercadillos, eventos lúdicos al aire libre o para las fiestas que se celebren en el municipio. En el centro se erige una gran fuente para los juegos en verano, rodeada por un banco corrido.
En la parte inferior de la explanada se dispone un espacio para la hostelería, con un quiosco y una zona de terraza.


Alzado principal 

En la parte sur, inferior en cota, se habilita una pequeña zona de aparcamiento en batería para 16 plazas con acceso desde la calle Real, conectado con el corredor perimetral entre edificios y con el módulo destinado a coWorking/Punto Joven.
A la plaza se tiene acceso peatonal desde cualquier punto de la calle Real, y todas las conexiones y accesos a los módulos están resueltos alternativamente con rampas de pendiente inferior al 6% para conseguir una accesibilidad universal. Se respeta el arbolado existente y se añaden algunos ejemplares en la parte sur de la plaza. Los materiales son naturales, pétreos pero discontinuos formando dibujos y trazas que ayuden al orden.
Los espacios residuales que actualmente existen entre el conjunto y las viviendas colindantes, se habilitan como zonas ajardinadas para el descanso, y en el caso del módulo de la biblioteca, con graderíos para la lectura.
Nuestra propuesta dota de una nueva configuración a un espacio en desuso, para convertirlo en un nuevo espacio destinado a ciudadanos de todas las edades para su ocio y convivencia; es una zona del municipio en la que es necesario un espacio para la cohesión social y la celebración de actividades, siendo determinante para la identidad del municipio y mejorando la calidad de vida de sus vecinos.


Planta baja del conjunto 


EL EDIFICIO
El edificio principal objeto del concurso, el módulo A, consta de dos plantas iguales en superficie (600 m² aprox. cada una) comunicadas verticalmente por una escalera, y alberga en la actualidad una pequeña sala de teatro, el archivo municipal (planta de acceso) y varias aulas de enseñanza repartidas por ambas plantas. La fachada sigue una composición simétrica con un acceso central y amplios huecos en fachada con carpintería metálica.


Imagen exterior del conjunto

La estructura se basa en muros de carga combinados con un sistema de vigas y pilares metálicos, y se asienta sobre un forjado sanitario sobre zapatas aisladas. La inclinación de la cubierta se consigue mediante tabiquillos palomeros apoyados en el último forjado.
Se respeta la apariencia exterior del edificio manteniendo la posición del acceso y dimensión de todos los huecos en fachada, sustituyendo la carpintería metálica por una carpintería mixta con un despiece geométrico. En planta baja, se mantiene la apariencia con revestimientos pétreos en distintos grises, mientras que en la planta primera se mantiene el enlucido blanco que da continuidad a todo el conjunto. El edificio se corona con la cubierta inclinada de pizarra y las buhardillas tan características del estilo de Rodríguez de Quevedo.


Esquema de programas 

En el interior, analizando sus posibilidades estructurales y programáticas, el edificio se organiza en torno a una amplia galería a doble-triple altura, que sirve como distribuidor de las circulaciones y usos, cubierta por un lucernario lineal que permite la entrada de luz natural a todo el módulo. Se entiende esta galería como eje vertebrador del espacio, un espacio de continuidad visual que proporciona mayor sensación espacial y sirve como lugar de encuentro entre alumnos, músicos y público. Se propone crear un pequeño ‘’jardín interior’’ con espacio para la vegetación, creando un invernadero lineal que genere calor en los fríos meses de invierno. La recirculación del aire caliente ayudará a distribuir este aire tratado a las aulas de la planta superior. En los meses de verano, la apertura del lucernario permitirá el acondicionamiento interior gracias a la salida del aire caliente.
Desde el vestíbulo se accede directamente a este haz de luz, que culmina en uno de sus extremos con un gran ventanal hacia la calle Real y en el otro lado con el acceso al módulo B.
La parte oeste del edificio se destina a la escuela de música, mientras que la parte este se destina a las salas polivalentes y el archivo municipal. La parte central alberga los servicios del edificio y los despachos para el personal.


Planta primera del conjunto


En planta baja encontramos la sala de teatro, con capacidad para 140 personas, que ha sido escalonada para mejorar la visibilidad; zona de camerinos, salas polivalentes con tabiques móviles y archivo municipal. En la planta primera, de cara al espacio central se sitúan las salas de música, los despachos y el resto de salas polivalentes; separados por la doble altura y comunicados mediante pasarelas, encontramos de cara a la calle Faisán, la sala de baile, el despacho del director de la escuela de música y la ampliación del archivo municipal existente en planta baja, comunicado internamente por una escalera.
Planta baja y planta primera se comunican verticalmente por la escalera principal, añadiendo un ascensor en la parte oeste que comunica directamente las aulas de música con la planta baja y el escenario de la sala de teatro. Contiguos a la escalera principal, se sitúan tanto en planta baja como primera, los aseos.

Sección longitudinal del Módulo A 

Los módulos D+E han sido re-distribuidos buscando la mayor libertad espacial posible para albergar en un futuro las aulas del Punto Joven y las salas de coWorking, manteniendo una zona de reunión y comedor en planta baja, con salida al jardín interior que comunica con la biblioteca.
Con acceso directo desde el aparcamiento, se prevé que este edificio albergue también las exposiciones y muestras de trabajo de los jóvenes del municipio.